La serie de Netflix que lleva años pasando desapercibida pero que definitivamente es una de las mejores de la plataforma

La amplia oferta de series y películas en las distintas plataformas de ‘streaming’ es innegable y, aunque hay opciones para todos los gustos y todos sabemos dónde buscar o cuándo llega lo que nos gusta, la realidad es que la popularidad en redes sociales y presencia en los medios, el boca-oreja y el lugar privilegiado a nivel de visibilidad que supone el carrusel de lo más popular de Netflix acaba provocando que, cuando una serie gana peso por una u otra razón, todos la acabemos viendo. Está ocurriendo ahora con The Last of Us, pasó con Miércoles hace ya casi un par de meses y elevó a la categoría de fenómeno a El juego del calamar.

Sin embargo, aunque a veces pensamos que siempre vamos a enterarnos de las series que merecen la pena, lo cierto es que hay ficciones muy buenas, realmente buenas, que acaban pasando absolutamente desapercibidas pese a lo mucho que merecen la pena. Ficciones a las que a menudo nos referimos como “joyas escondidas” que no se merecen ese anonimato y que solo unos pocos ven, pero que resultan ser de lo mejorcito de la plataforma de ‘streaming’.

Y eso es precisamente lo que ocurre con una de las mejores series de habla no inglesa original de Netflix que recientemente estrenaba nada menos que su cuarta temporada. Se llama Fauda, es israelí y los que la ven lo tienen claro. Lo que ocurre es que no mucha gente la ve.

Desarrollada en 2015 por Lior Raz y Avi Issacharoff, Fauda llegó a Netflix en 2016, convirtiéndose la plataforma en su medio de distribución internacional y pasando a ser considerada por tanto, como tantas otras series en la misma situación, como una de las series originales del servicio de ‘streaming’. Desde entonces, ya son cuatro las temporadas que deja a sus espaldas con una cuarta recién estrenada y una quinta realmente factible y que los creadores ya han asegurado querer.

Si, como tanta gente, nunca has oído hablar de Fauda, la ficción se trata de un ‘thriller’ político basado en experiencias personales de su tándem creativo a través de la historia de Doron Kavillio -al que interpreta el propio Lior Raz-, un agente israelí retirado que regresa a su antiguo trabajo en las Fuerzas de Defensa de Israel con la misión de dar caza a un terrorista de Hamás al que él mismo creía haber matado hace un año y medio. Abu Ahmed es buscado por llevar a cabo unos atentados que mataron a 116 israelíes y se prevé que planea nuevos atentados, lo que supone el punto de comienzo de la historia en la primera entrega.

A pesar de desconocida, Fauda ha sido objeto de grandes elogios durante sus más de siete años de vida y hasta es considerada por muchos como “una de las mejores series de Netflix”. Una afirmación que parece secundar su puntuación en Rotten Tomatoes, en la que la serie israelí ha conseguido lo que no muchas series consiguen: contar con una puntuación perfecta, del 100% de críticas favorables, en todas y cada una de sus temporadas. Sin altibajos de ningún tipo.

Fauda ha cautivado a la crítica internacional, que la considera una de las mejores series producidas fuera de los Estados Unidos, pero también es considerada, claro está, una auténtica joya en su país, Allí no ha pasado desapercibida ni mucho menos, sino que ha resultado ser multipremiada durante años por los Israeli Academy Awards, unos prestigiosos premios en el país asiático.

Elogios, pero también controversia

Descrita como “cautivadora”, “violenta” y “convincente”, entre muchos elogios, el conflicto en el que se encuadra la serie ha sido, no obstante, objeto de cierta controversia inevitable, con algunas críticas que señalan la representación del punto de vista israelí como predominante y la ausencia del palestino. “Los espectadores que están hambrientos de una perspectiva palestina sobre el conflicto harían bien en instar a Netflix a encargar una serie creada por palestinos, porque Fauda probablemente les resultará una decepción”, publicaba The Atlantic. “Oriente Medio ya está repleto de desinformación, insinuaciones y propaganda peligrosa: no hay necesidad de más”, escribió al respecto el activista de Right to Movement Palestine George Zeidan.

Sin embargo, por el contrario, precisamente la representación de ambos lados del conflicto sin maniqueísmos ha sido también muy alabada: “La serie comparte la empatía de The Wire por los personajes de ambos lados de un conflicto violento”, escribían en Decider, entre otros tantos elogios en el mismo sentido.

Asimismo, la serie Fauda ganó una gran popularidad en 2020, cuando, coincidiendo con el estreno de su tercera temporada en pleno peor momento de la crisis sanitaria mundial por la Covid-19, Stephen King la recomendó a sus seguidores como una de las mejores series que ver en la plataforma y elogiaba sus episodios de media hora de duración: “Sin relleno”.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *